Una historia de éxito arrollador… Su cuarto concierto como banda —ninguna se había subido antes a un escenario— fue en Londres con todas las entradas vendidas. El quinto, lo mismo en Berlín. Y el número 20, teloneando a The Libertines ante miles de personas en un estadio de París. Seguían sin disco en el mercado.

Comenzaron a recibir buenas críticas de publicaciones como «NME» o «The Guardian», que las escogió grupo de la semana en septiembre de 2014. Escucharon elogios de bandas tan importantes como The Black Keys, The Pastels o Primal Scream. Y hasta que sacaron su esperado álbum de debut hace justo un año, «Leave Me Alone» (Lucky Number, 2016), estuvieron girando por todo el planeta, abarrotando salas en Tokio, Singapur, Londres, Nueva York, Sidney o Los Ángeles.